,

Combatir la celulitis

Sin comentarios abril 16, 2020

Lo primero y más importante que hay que saber es que existen diferentes tipos de celulitis y, por supuesto, también hay diversas maneras de hacerles frente a cada uno de ellos, ya que cuentan con diferentes procedimientos. Como es obvio, antes de comenzar un tratamiento contra la celulitis es primordial conocer cuál es el estado de la piel de la paciente y cuál es el tipo concreto de celulitis que se va a combatir.

Técnicas para frenar la celulitis de la manera más eficaz

combatir la celulitis

Una vez se conoce esta información, se procede al tratamiento, que se basa en cuatro puntos destacados. Primero, la carboxiterapia, que consiste en inyecciones de gas carbónico que se efectúan por debajo de la piel y cuyo propósito no es otro que oxigenar los tejidos para reducir los niveles de grasa. Esta técnica es muy empleada entre aquellas pacientes con una celulitis ya instaurada, pero también se aplica como método preventivo.

El segundo paso sería la presoterapia, ideal para devolver la necesaria elasticidad a las fibras. Funciona a través de un novedoso sistema de vacío que se aplica sobre la piel afectada mediante una serie de movimientos muy concretos y específicos. Estos tienen el objetivo de mejorar la circulación sanguínea y alisar la denominada piel de naranja.

La siguiente de las aplicaciones en este tratamiento contra la celulitis sería el LPG. Se emplean dos rodillos para masajear determinadas zonas del cuerpo de la paciente. La función es drenar la piel para mejorar la circulación y reducir el volumen, desde los brazos hasta las nalgas, pasando por la espalda o el abdomen. Es una forma excelente de combatir esta enfermedad metabólica y, por encima de todo, impulsa la recuperación y remodelación de la dermis con unos excepcionales resultados.

Tratamiento por ondas de choque

Por último, se podría añadir una última terapia a este proceso conocida como las ondas de choque. Estas son ondas de alta velocidad que se encargan de acelerar la creación de colágeno, el cual es esencial para la creación de tejidos. Este choque produce una serie de daños severos a las células, pero estas se recomponen rápidamente y con más fortaleza.

Hay ondas de tres tipologías. Por un lado, las focales planares, ideales para movilizar la grasa de la zona tratada hacia la sangre; las de presión radiales, que sirven para alisar la textura de los músculos; y las ondas de alta frecuencia, que se emplean para provocar una contracción en la base muscular en cuestión.

El tratamiento contra la celulitis es compatible con otros procedimientos de rejuvenecimiento y faciales, como el peeling, la mesoterapia o la radiofrecuencia, que cuentan con todas las garantías de calidad y cuyos resultados son visibles tras las primeras sesiones.


Sin comentarios

,